Vemos que Felicita se pone un poco renuente a compartir con sus amigas, afortunadamente, la amistad que tiene con ellas es más fuerte que… bueno, sí, estaban a punto de ponerle un casco controlador de cerebros, pero seamos sinceros, si tuviéramos uno, sería más fácil que intentar que alguien te cuente que es lo que le molesta.

Espero les gustara más que a mi dibujarlo, recuerden si les gusta compártanlo con sus amigos, ¿cómo? Esa es la mejor ¡parte! Debajo hay un botón de Facebook que cuando le clican aparece en su muro, ¡háganlo! ¡Es una orden!